Mi cuenta
0
Carrito 0 Producto Productos vacío
Carrito de compra

Ningún producto

  Sólo te falta 40€ para tener envío gratis
0,00 € Total

Ir al carrito

Producto añadido correctamente a su carrito de compra
Cantidad
Total
Hay 0 artículos en su carrito. Hay 1 artículo en su carrito.
Total
Continuar comprando IR AL CARRITO
¿Hasta cuándo deben dormir los niños con sus padres?
¿Hasta cuándo deben dormir los niños con sus padres?

Muchos papás deciden practicar el colecho con su bebé, es decir, que el bebé duerma con ellos en su propia cama desde que nacen. Ésta es una práctica bonita, positiva y muy cómoda, siempre y cuando todos los miembros de la familia estén de acuerdo en llevarla a cabo.

Ahora bien, ¿hasta cuándo deben dormir los niños con sus padres? ¿en qué momento debemos dejar de practicar el colecho?

Cuando hemos decidido que nuestro bebé duerma pegadito a nosotros, nos puede resultar más difícil ver el momento en que empiece a dormir solo y nos preguntamos cuál es la edad idónea para este cambio sin que afecte al pequeño.

La realidad es que no hay un momento perfecto para el cambio y es una decisión que deben tomar los papás cuando sientan que todos están preparados, sobre todo el niño. No obstante, te daremos algunos consejos e indicaciones para que te sea más fácil decidir.

Una decisión de los papás

El momento adecuado en que los niños dejen de dormir con sus padres lo deben elegir ellos mismos, deben ponerse de acuerdo los padres, cuando observen que el niño está preparado para asumir la separación.

 hasta-cuando-deben-dormir-los-niños-con-sus-padres

Este es un proceso que se ahorran los papás que deciden que su pequeño duerma solito desde el principio, primero en su cuna en la misma habitación o en la suya propia hasta que pase a la cama, aunque se recomienda tenerlos cerquita los primeros meses. Diversos estudios demuestran que tan beneficioso para el niño puede ser el dormir con sus papás como el dormir solo desde pequeñito, ambas opciones pueden resultar positivas para su desarrollo de una forma u otra.

Cuando nos decantamos por dormir todos juntos debemos tener en cuenta que tendremos que adaptarnos a las necesidades que vayan surgiendo, sobre todo de espacio, ya que el niño irá creciendo y necesitaremos una cama más grande o adherir una cama supletoria, será la única manera de que todos puedan descansar.

Eso sí, cuando elegimos el colecho sabemos que llegará el momento en que nos tengamos que separar y el primer consejo es que cuanto menos lo retrasemos, mejor. Cuanto más mayor se haga nuestro pequeño más le costará hacerse independiente y afrontar sus miedos, siempre teniendo en cuenta que el sueño es un proceso evolutivo y el niño debe estar lo suficientemente maduro en ese sentido, respetando su ritmo, sus necesidades y sus características individuales, no olvidemos que cada niño es especial y diferente.

Podemos decir que la edad límite para que los niños duerman con sus padres está en los 5 años de edad. Expresado de otra manera, antes de que el niño alcance esa edad, es aconsejable que haya abandonado la cama “familiar” y empiece a dormir en su propia cama y en su propio dormitorio. En esta etapa es cuando se considera que el niño ha llegado a un nivel de maduración del sueño óptimo.

Nuestro pequeño ya está preparado para dormir solo

Observaremos que nuestro niño ya comprende que en casa no hay peligros, ni monstruos debajo de la cama, ni sombras... y que sus padres están en una habitación cercana y acudirán rápidamente cuando les necesite.

 hasta-cuando-deben-dormir-los-niños-con-sus-padres

Una forma de motivarle y hacerle este cambio más fácil es acondicionarle su habitación de una forma divertida para su edad, con objetos, cuadros, pinturas, juguetes o artículos de decoración infantiles, que vea por todas partes sus dibujos preferidos, por ejemplo en las cortinas, el edredón, las sábanas y hasta en su propio pijama. En K'acha encontrarás pijamas originales y divertidos que no le dejarán indiferente, le encantará dormir con ellos.

De esta forma identificará su propia habitación como su lugar preferido de la casa y le costará menos quedarse solo, será para él un espacio agradable y divertido donde dormir no sea un problema, sino todo lo contrario. Elogiaremos lo mayor que es ya y lo bonita que es su habitación para animarle a disfrutar de ella.

Al principio tendremos que tener mucha paciencia, lógicamente todo cambio lleva un proceso de adaptación. Le acompañaremos hasta que se quede dormido, le cantaremos y, otra opción muy positiva para los niños en todos los sentidos, es leerles un cuento cortito cada noche, también le ayudará a conciliar el sueño. Poco a poco y sobre todo con el paso de los años, el niño se acostumbrará a estar solo en su habitación e irá prescindiendo de la compañía de sus padres para dormirse.

No debemos olvidar que cada familia tiene sus propias costumbres, sus circunstancias y su propio ritmo de vida, por lo que otros ejemplos de familiares o amigos no nos servirán de mucha ayuda.

Y lo más importante, nuestro pequeño es único y debemos respetarle, tiene su propio ritmo, su propia personalidad y no hay que presionarle con nada porque otro niño de su edad ya lo haya superado.

Entrega
Nuestros productos son entregados en un plazo de 24/48 horas.
Pagos
Paga cómodamente a través de tu tarjeta de crédito. Pago 100% seguro.
Soporte online
Si tienes dudas contacta con nosotros. Llámanos al 931 283 085
Cambio
Para cualquier cambio... ¡Te lo ponemos fácil!