Mi cuenta
0
Carrito 0 Producto Productos vacío
Carrito de compra

Ningún producto

  ¡envíos gratis hasta el 19 de Marzo!
0,00 € Total

Ir al carrito

Producto añadido correctamente a su carrito de compra
Cantidad
Total
Hay 0 artículos en su carrito. Hay 1 artículo en su carrito.
Total
Continuar comprando IR AL CARRITO
ESPECIAL DÍA DEL PADRE ¡ENVÍOS
GRATIS
HASTA EL DÍA 19!
Dormir con tu bebé, una costumbre placentera que beneficia a toda la familia
Dormir con tu bebé, una costumbre placentera que beneficia a toda la familia

Abre los ojos, endormiscada, y entre los párpados pesados se cuela el apacible rostro de su hijo. El reloj de la mesilla marca las tres de la madrugada. Retira la tela del camisón y suavemente acerca a su pecho la cabecita del pequeño que, relajado, succiona.

Una de las ventajas más significativas de compartir lecho con nuestro retoño es que facilita la lactancia nocturna. La madre, así, podrá amamantar al bebé tantas veces como sea necesario sin tener que levantarse, sacarlo de la cuna ni similares; algo que todavía cobra más importancia si tenemos en cuenta que durante la noche es cuando su organismo pone en circulación una mayor cantidad de prolactina, la hormona que estimula la secreción de la leche. Sin embargo, dormir con el bebé lleva aparejadas otras virtudes.

De hecho, desde el punto de vista biológico y antropológico, resulta lógico: la mayoría de cachorros (sea cual sea su especie) prefieren dormir con sus padres. Pero veamos todas las virtudes punto por punto:

Ventajas del colecho

  • Constituye una forma de arroparles, de darles cariño, algo que fortalece los vínculos entre ambas partes.

  • Les ayuda a regular la temperatura: es obvio que el niño estará más calentito entre papá y mamá que solo en su cuna. Una curiosidad: la temperatura corporal de la madre cambia en función de la de su hijo. Por ejemplo, si esté se encuentra frío, la de ella aumentará para calentarle.

  • El método canguro, por otra parte, demuestra que el contacto con los padres da lugar a bebés con ritmos cardíacos más estables, tranquilos y saludables. Una de las razones, por cierto, por los que en las unidades neonatales te incitan a colocarte a tu niño sobre el pecho.

  • Este roce también refuerza su sistema inmune y les ayuda a regular la producción de encimas y hormonas.
    La cercanía también reduce los episodios de llanto (el benjamín de la casa se sentirá menos desubicado)

Consejos prácticos para dormir con tu bebé

Al margen de los beneficios en sí mismos, para compartir cama con el benjamín de la casa, deberás tener en cuenta una serie de premisas:

  • Comprueba que el colchón posee las dimensiones necesarias para que todos los miembros podáis descansar adecuadamente. Respecto a su material, descarta los de agua y decántate por materiales firmes que aguanten el peso sin deformarse demasiado. Los fabricados a base de látex natural y viscoelástico resultan muy recomendables.

  • Cambia las sábanas con mayor asiduidad, especialmente en época de resfriados y catarros para evitar la presencia de ácaros, bacterias y virus. Elige mantas en lugar de nórdicos de plumas para evitar alergias.

  • Ve con cuidado y no cubras su cabecita, dificultarías su respiración.

  • Si tienes el pelo largo, recógetelo.

  • Por la misma razón, ventila la habitación todas las mañanas y, si tienes animales domésticos, prohíbeles la entrada al dormitorio. No hace falta uno más entre las sábanas (y menos uno que pierde pelo y cuyas patas tocan directamente el suelo).

  • Aunque te nazca, no te excedas con la ropa de cama ni tampoco le abrigues demasiado, podrías agobiarle, dificultar su descanso y un largo etcétera que ya puedes suponerte.

  • Lo importante es que esté cómodo. Evita los tejidos sintéticos y las gomas apretadas y opta por telas naturales que no irriten su piel. Para que te hagas una idea, un equipamiento perfecto para este otoño estaría formado por los siguientes modelitos de K’acha: un body cruzado “calavera” y una polaina bebé “calaveritas” con cintura elástica y pies, ambos de algodón 100% orgánico.

  • Es recomendable que en la cama no haya peluches, almohadas sobrantes, etcétera que interfieran con vuestros movimientos.

  • Procura que tu hijo duerma boca arriba y nunca hacia abajo o de lado para que pueda respirar correctamente.

Lo que no podemos perder de vista del colecho

Evidentemente y aunque las virtudes son más que los inconvenientes, el colecho también lleva aparejados ciertos unos pocos y está desaconsejado en determinados casos.

Por ejemplo, los expertos apuntan que ponerlo en práctica antes de los seis meses de edad podría suponer un riesgo para el pequeño (los aplastamientos y lesiones involuntarias son algunos de los peligros a los que se le expone).

Tampoco se recomienda cuando los progenitores toman alguna medicación, son fumadores habituales y/o padecen obesidad, o cuando el niño ya es muy mayor (si a los 12 años continúa durmiendo con los padres, sin duda es patológico). Según la doctora Margot Sunderland, directora de educación en el Centro para la Salud Mental Infantil de Londres, el tope se fijaría en los cinco años.

Asimismo, algunos psicólogos indican que aquellos niños que duermen con sus padres carecen de la intimidad necesaria para desarrollarse correctamente, de un espacio propio, algo que puede conseguirse de otros modos, siempre y cuando se dote al niño de las herramientas necesarias para que sea independiente.

Y no solo eso, sino que esta costumbre sería capaz de difuminar los roles de autoridad de los mayores, algo, en nuestra opinión, bastante relativo, pues en la formación de figuras paternas intervienen aspectos más importantes como el respeto y el conocimiento.

Tampoco podemos olvidar que niños y adultos no comparten los mismos horarios de sueño, un hecho que incrementaría las probabilidades de que el menor padezca trastornos de esta índole. Las posibles interferencias en la vida sexual de la pareja son otro de los inconvenientes, aunque todo dependerá de la imaginación, tiempo y libido de sus integrantes.

En todo caso y analizados sus pros y contras, desde K’acha solo podemos recomendarte que sigas tu instinto ya que, obviamente, cada familia es un mundo y lo que importa, sencillamente, es el bienestar de todos sus integrantes y en especial el del bebé.

Otro artículos K':

Entrega
Nuestros productos son entregados en un plazo de 24/48 horas.
Pagos
Paga cómodamente a través de tu tarjeta de crédito. Pago 100% seguro.
Soporte online
Si tienes dudas contacta con nosotros. Llámanos al 931 283 085
Cambio
Para cualquier cambio... ¡Te lo ponemos fácil!