Mi cuenta
0
Carrito 0 Producto Productos vacío
Carrito de compra

Ningún producto

  Sólo te falta 40€ para tener envío gratis
0,00 € Total

Ir al carrito

Producto añadido correctamente a su carrito de compra
Cantidad
Total
Hay 0 artículos en su carrito. Hay 1 artículo en su carrito.
Total
Continuar comprando IR AL CARRITO
Las rabietas de los niños
Las rabietas de los niños

Las rabietas de los niños forman parte de la etapa de crecimiento de nuestros hijos. Aceptar este hecho como algo normal en niños de entre 2 y 4 años es parte de nuestra responsabilidad como padres.

¿Cuánto suelen durar? ¿Cómo superarlas sin volvernos locos? ¿Qué son exactamente las rabietas? ¿Es bueno ignorarlas? Al principio, es normal que tantas dudas nos nublen un poco. Ese adorable bebé que nos volvía loco con sus gracias y abrazos, se ha convertido en una personita con identidad propia que manifiesta su opinión y reclama ser escuchado.

las-rabietas-de-los-niños

El primer paso que debemos dar ante las rabietas de los niños es aceptar esta situación como padres. Nuestro pequeño sigue siendo un bebé, es cierto, pero está creciendo y sus inquietudes van en aumento. Para que esta situación no nos sobrepase ¡hay que estar preparado!

Antes de actuar es bueno que hagamos una síntesis de todos los factores que pueden acompañar a una rabieta, celos de un nuevo miembro en la familia, cambios en la alimentación o alteraciones en el sueño acentúan las rabietas.

¿Un consejo antes de empezar? Mantén cubiertas todas las necesidades tu pequeño, confía en tu instinto como padre y ármate de paciencia. Demuéstrale a tu hijo que tienes el control de la situación y que sabes gestionar tus emociones.

Qué son las rabietas

¡La temida aDOSlescencia ha llegado y con ella las rabietas! Para aprender a manejar estos berrinches de manera adecuada es necesario conocer que son exactamente y por qué se presentan.

La rabieta es la forma que tienen los niños de manifestar su disconformidad ante una circunstancia puntual. El sueño, el aburrimiento, no atender a sus peticiones o sus propias frustraciones cuando no puede hacer algo, son algunos de los antecedentes más comunes a las rabietas.

Cuando las rabietas nos pillan por sorpresa siempre acudimos a nuestra frase más recurrente “son llamadas de atención”. Es cierto que tu hijo quiere reclamar tu atención pero para comunicarte algo y mostrarte su enfado ante una situación concreta.

El problema es que tu pequeño aún no sabe hacerlo de otra manera, tu hijo aún no sabe expresarse con las palabras correctas, ni sabe discutir ni negociar. Por ello, las rabietas son algo natural.

las-rabietas-de-los-ninos

No tengas miedo por empezar a poner límites a tu hijo, eso forma parte de ser padres. Tu bebé no te va a querer menos por no comprarle el juguete que ha visto en el escaparate de una tienda, ya que seguramente a los 15 minutos ni se acordará de él, simplemente quiere mostrarte que ya tiene su propia opinión sobre ciertas situaciones.

Si tu hijo utiliza las rabietas de forma recurrente para conseguir sus objetivos, tómatelas como una alerta porque algo está fallando en nuestra actitud. Aprender a manejar estas situaciones no es fácil, apunta estos consejos y ármate de paciencia.

¡Lo más importante! No te agobies, las rabietas en los niños forman parte de su desarrollo y los dos aprenderéis de esta etapa.

Qué hacer ante las rabietas

Cuando nos toca lidiar con una rabieta lo primero que debemos tener en cuenta es qué NO hacer ante ella.

Lo más importante, ¡no cedas! Se firme y marca los límites sin gritar, ni amenazar o regañar, y demuéstrale a tu hijo que tú tienes el control de la situación.

Tampoco es bueno ignorar estas rabietas, porque eso afectará en gran medida a la autoestima de nuestros hijos. La empatía es la mejor herramienta que podemos utilizar para resolver este tipo de conflictos, si a ti no te gusta ser ignorado, a tu bebé que aún no es capaz de entender y procesar ciertas situaciones, mucho menos.

¿Qué es lo que SÍ hay que hacer? Se consecuente con tus decisiones y no flaquees, mantén un tono tranquilo y sereno, y transmite a tu pequeño tranquilidad, seguridad y ¡mucho amor!

La paciencia es el arma más valiosa que podemos mostrar ante una rabieta, habla con él, cálmalo y explícale por qué ahora mismo no podéis hacer eso que él tanto quiere. Cuéntale que vais hacer a continuación o prueba a distraerle con otra cosa. ¡Eso le calmará!

las-rabietas-en-los-ninos

Si no para de llorar y la rabieta se excede más de lo normal, intenta cogerlo para calmarlo, aunque por dentro te estés muriendo de la desesperación o la vergüenza si estáis en público, nunca te pongas a su altura. Demuéstrale a tu hijo que tú tienes el volante.

¡No te olvides de prevenir! Si vemos que nuestro pequeño está más irascible de la cuenta y que su próxima rabieta está al caer, ¡evita las tentaciones! Intenta no pasar ese día por muchas jugueterías o tiendas de chucherías. Como último recurso la prevención siempre es una buena opción.

Recuerda que toda la unidad familiar tiene que ir al mismo son, si tú no flaqueas, los hermanos o abuelos tampoco deberían. Intentad ser firmes, mostrarle todo vuestro amor y armaros de paciencia. La etapa de las rabietas en los niños es una prueba más que debemos pasar cuando nos convertimos en padres.

Entrega
Nuestros productos son entregados en un plazo de 24/48 horas.
Pagos
Paga cómodamente a través de tu tarjeta de crédito. Pago 100% seguro.
Soporte online
Si tienes dudas contacta con nosotros. Llámanos al 931 283 085
Cambio
Para cualquier cambio... ¡Te lo ponemos fácil!