Mi cuenta
0
Carrito 0 Producto Productos vacío
Carrito de compra

Ningún producto

  Sólo te falta 40€ para tener envío gratis
0,00 € Total

Ir al carrito

Producto añadido correctamente a su carrito de compra
Cantidad
Total
Hay 0 artículos en su carrito. Hay 1 artículo en su carrito.
Total
Continuar comprando IR AL CARRITO
Mi bebé tiene hipo
Mi bebé tiene hipo

¿Qué ocurre cuando mi bebé tiene hipo? El hipo puede resultar muy molesto para cualquiera de nosotros, por eso cuando es nuestro bebé quien lo sufre, rápidamente nos alarmamos e intentamos ayudarle. Además, nos preocupa si es normal que le ocurra de una forma tan frecuente y recurrente, si es bueno o malo y cuál es el motivo.

Existen muchas teorías sobre la razón por la que se produce el hipo, pero ninguna es del todo clara.

Para empezar, es importante saber qué es el hipo exactamente. Son contracciones involuntarias del diafragma, un músculo situado en la base de los pulmones, cada contracción produce un espasmo que provoca el cierre de las cuerdas vocales y genera el típico sonido ¡hip!.

La realidad es que es algo muy normal en los recién nacidos, muy frecuente durante los primeros seis meses de vida y les puede ocurrir incluso antes de nacer. El feto puede tener hipo a partir de los dos meses de vida en el útero, muchas embarazadas son capaces de notarlo al percibir los movimientos rítmicos característicos.

¿Debo preocuparme si mi bebé tiene hipo a menudo?

El hipo en los bebés es más normal de lo que pensamos, ocurre con frecuencia y no representa que nuestro bebé tenga ninguna dolencia, ni es signo de ningún tipo de patología y tampoco indicador de ningún problema de salud. Como se suele decir, el hipo en los bebés preocupa más a los papás que al bebé, y es que el pequeño apenas lo percibe como algo normal y solo se molesta si le impide conciliar el sueño, aunque esto pocas veces ocurre y lo explicamos más adelante.

mi-bebe-tiene-hipo

Una de las causas de que tu bebé tenga hipo es la inmadurez de su sistema nervioso y digestivo, no es motivo de alarma ni preocupación y los episodios irán desapareciendo poco a poco con el crecimiento del bebé y su proceso normal de maduración. Es por esto que los bebés prematuros, cuyos órganos son más inmaduros, tienen más hipo que los bebés nacidos a término.

Algunos factores que pueden provocar el hipo en nuestro pequeño son:

  • Si ha comido mucho o con ansia.
  • Si mientras comía ha tragado aire y no lo ha expulsado bien.
  • Si le has acostado justo después de comer, sin que haya expulsado el aire correctamente.
  • Si retiene gases.
  • Si ha sufrido bajada de temperatura (al salir a la calle, por ejemplo).

Por lo tanto, la forma de evitarlo es darle de comer cuando esté tranquilo, antes de que tenga mucha hambre y comience a comer nervioso o llorando, lo que le provocaría tragar mayor cantidad de aire. Procurar no someterle a cambios bruscos de temperatura.

Cómo ayudar al bebé cuando tiene hipo

Para tu tranquilidad, es importante que sepas que el hipo no le genera a tu bebé ningún dolor ni molestia. Te hemos dado algunos consejos para evitarlo pero aun así, como te comentábamos al inicio, el hipo es algo normal y que ocurrirá con frecuencia al recién nacido. Por eso, cuando sucede, tenemos que saber qué hacer y tomar algunas precauciones. A continuación te damos algunos trucos para ayudarle sobre todo cuando está comiendo:

mi-bebe-tiene-hipo

  • Que agarre bien el pezón o que la tetina del biberón sea del tamaño y forma adecuada a su boca y a su edad. En nuestra tienda online encontrarás variedad de tetinas y biberones adaptados.
  • Cambiarle de posición.
  • Intentar hacerle eructar.
  • Tranquilizarle, que esté relajado antes de continuar.

No obstante, aunque conviene esperar hasta que el hipo se pase para volver a darle de comer, a veces es suficiente con reanudar la toma, que siga comiendo con calma, poquito a poco y mientras sigue tragando leche puede desparecer solo.

Si termina de comer y el dichoso hipo persiste, lo mejor es ponerle con la cabeza en nuestro hombro, en posición vertical y realizar pequeños movimientos, como hacemos para dormirle. Comprobarás como incluso el propio sueño y la relajación que le entra al bebé en ese momento, puede vencer al hipo.

No hace falta intentar quitárselo por todos los medios y, mucho menos, hacer uso de medicamentos. Cuando ocurra fuera del horario de comida, puedes intentar calmarlo haciéndole suaves masajes en la espalda o en la zona abdominal.

Solo en el caso de que el hipo suceda de forma prolongada y veas que tu bebé está sufriendo molestias más severas, que no puede comer o dormir con normalidad y, por supuesto, si tiene fiebre, es fundamental que acudas a su pediatra y se lo consultes, puede ser necesaria una revisión médica lo antes posible para asegurarnos de que no se trata de un problema de salud o un síntoma de alguna afección.

No existen fórmulas o tratamientos específicos para quitar el hipo a tu bebé, solo los consejos que acabas de leer, pero con el tiempo, ocurrirá con menos frecuencia y formará parte de tu recuerdo, como ¡otra etapa superada!

Entrega
Nuestros productos son entregados en un plazo de 24/48 horas.
Pagos
Paga cómodamente a través de tu tarjeta de crédito. Pago 100% seguro.
Soporte online
Si tienes dudas contacta con nosotros. Llámanos al 931 283 085
Cambio
Para cualquier cambio... ¡Te lo ponemos fácil!